Actualidad Médica

6 de Marzo de 2019

Día Europeo de la Logopedia:

Habla, lenguaje y comunicación


En el año 2004 el Comité Permanente de Logopedas de la Unión Europea, instauró celebrar el Día Europeo de La Logopedia el 6 de marzo. Así, como cada año, hoy se celebra una jornada que aboga por la prevención y la intervención en este tipo de trastornos, con el fin de que los pacientes afectados puedan experimentar grandes mejorías, si se siguen los protocolos de actuación y tratan con profesionales con conocimientos. Este año, bajo el lema "El Trastorno del Espectro Autista "TEA", se trata de poner un especial énfasis sobre esta especifica patología, para dar visibilidad a un problema que estos profesionales atienden a diario.


En toda esta lucha, se busca, además, aumentar la conciencia de las administraciones públicas y autoridades sobre el trabajo que realiza el logopeda, así como dar a conocer los derechos de los pacientes, las formas de ayuda a las que pueden acceder y ofrecer información sobre las posibles alteraciones del habla, del lenguaje y la comunicación. En muchos casos, los profesionales de la logopedia, como profesión multidisciplinar y transversal, se ven obligados a mediar tanto en el mundo sanitario como en el mundo del derecho, mediante su intervención ante los tribunales de justicia y en todas las jurisdicciones, al poner sus conocimientos al servicio del derecho y en el de la Mediación.


La Logopedia comprende los procesos de la comunicación humana, los trastornos relacionados con la misma y el conocimiento de los medios para prevenirlos, evaluarlos y tratarlos. El logopeda es el profesional sanitario que se ocupa del estudio del proceso comunicativo y de la prevención, detección, promoción, educación, administración, evaluación, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación, habilitación, pronóstico, orientación, asesoramiento, docencia e investigación de las áreas de la comunicación humana y sus alteraciones. Los profesionales logopedas intervienen en todas las etapas de la vida, desde distintos ámbitos, en las que se presenten alteraciones de la comunicación y del lenguaje. Diversas investigaciones han puesto de manifiesto que, aproximadamente, el 15% de los recién nacidos son susceptibles de necesitar tratamiento logopédico. El 25% de los niños en edad escolar, recibirán asistencia en esta área en algún momento o a lo largo de todo el proceso educativo. Las cifras en las personas adultas, comprendidas entre los 18 y los 65 años, oscilan en el 11,8%, mientras que cerca del 14% de los mayores de 65 años reciben atención por parte del logopeda.


Es importante mostrar, además, que no sólo España sino toda Europa tiene un objetivo común y debemos trabajar juntos para provocar un impacto dinámico en la promoción de la salud y el bienestar de los menores, jóvenes y adultos con trastornos del neurodesarrollo del habla, del lenguaje y la comunicación.