Actualidad Médica

8 de Marzo de 2019

¡Por la Igualdad!

Hoy, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Para conmemorar dicha jornada, están convocadas manifestaciones por toda España, en defensa de una igualdad de derechos y oportunidades, entre mujeres y hombres, y para denunciar las diferencias históricas sufridas por el colectivo femenino.


Por ello, las españolas están llamadas a secundar la segunda huelga feminista del país, convocada por parte de cientos de organizaciones de mujeres, articuladas en la Comisión 8 de Marzo. 


El Día Internacional de la Mujer Trabajadora no se institucionalizó hasta 1975, cuando la Organización de Naciones Unidas (ONU) decidió oficializar las reivindicaciones de las mujeres por la igualdad de oportunidades respecto a los varones.


La Atención Primaria, como cualquier otro colectivo, también se ha visto afectada por estas desigualdades. Sin embargo, "el recambio generacional en la Atención Primaria se está llevando a cabo con la incorporación de mujeres, pues son más numerosas en las facultades de medicina y, sobre todo, en determinadas especialidades como la medicina de familia, pediatría o ginecología. En general, hay más mujeres estudiando para ejercer la profesión médica que hombres", asegura la Dra. Ana Rosa Jurado, Coordinadora del Grupo de Trabajo de Atención a la Mujer de SEMERGEN. 


Otro aspecto a mejorar es el referente a la conciliación, pues "condiciona las posibilidades de la mujer en cuanto a promoción, horas extras y complementos que pudieran aplicarse, como ocurre en otros ámbitos laborales", continúa diciendo la Dra. Jurado. Estas son algunas de las dificultades a las que se enfrentan las mujeres, como requiere cualquier otro tipo de trabajo en el cual se tengan que organizar periodos de guardia, con horarios diferentes y cambiantes. "La logística de una familia en torno a esta realidad recae en mayor medida sobre las mujeres, y por lo tanto incrementa el estrés y el peso del trabajo". 

 

Respecto a la promoción, en la profesión médica la brecha de género en el acceso a cargos directivos sigue siendo todavía grande, aunque poco a poco se percibe un cambio de tendencia.