Actualidad Médica

7 de Mayo de 2019

La Cátedra Diabetes USC-SEMERGEN forma sobre cómo realizar un abordaje integral en DM2 para combatir las complicaciones

La correcta coordinación entre profesionales sanitarios de distintas especialidades, reduce las hospitalizaciones, los fallecimientos y los costes sanitarios asociados a la diabetes. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte entre las personas con DM2, además de que entre el 30% y el 40% de estos pacientes está en riesgo de desarrollar una enfermedad renal diabética.


En el marco de la Cátedra Diabetes USC-SEMERGEN, promovida por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, la Universidad de Santiago de Compostela acogió el pasado viernes y sábado las jornadas de formación continua "Persiguiendo la excelencia en el manejo integral del paciente con DM2". Dicho evento se dirige a médicos de Atención Primaria, aunque está abierto a profesionales sanitarios de otras especialidades relacionadas con la diabetes mellitus tipo 2 (DM2). Su razón de ser es formar sobre cómo realizar un manejo integral en DM2, con el objetivo de combatir de forma eficiente las complicaciones asociadas. 


"Llevamos a cabo este curso con la intención de reducir las complicaciones de la DM2, tanto a nivel macrovascular (infarto agudo de miocardio, enfermedad cerebrovascular, enfermedad renal) como microvascular (retinopatía, neuropatía)", asegura el Dr. Sergio Cinza, coordinador de la actividad "Persiguiendo la excelencia en el manejo integral del paciente con DM2". Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte entre las personas con DM2, mientras que entre el 30% y el 40% de ellos está en riesgo de desarrollar una enfermedad renal diabética, que en un tercio de los casos puede progresar en enfermedad renal terminal. El Dr. Cinza indica que "algunos grupos terapéuticos han demostrado tener un efecto intrínseco en la reducción de la mortalidad cardiovascular y una disminución de las complicaciones cardiovasculares. Es por ello que priorizar estos fármacos, en determinados perfiles de pacientes, es beneficioso para su pronóstico cardiovascular". 


La diabetes se ha convertido en un grave problema global. Más de 425 millones de personas sufren diabetes en todo el mundo, 5,3 millones en España. Por lo general, los países con ingresos altos gastan más del 2-3% de su presupuesto anual de atención médica, en el tratamiento de la enfermedad renal terminal. Por otro lado, la DM2 y la enfermedad renal diabética aumentan por sí solas el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, con hasta 1,2 millones de muertes por enfermedad cardiovascular asociada a una afectación de la función renal.


Optimización del tratamiento antidiabético

A lo largo de los dos días del curso, se han realizado diferentes sesiones y talleres en torno a cómo realizar un manejo integral del paciente con DM2 y los aspectos que deben tenerse en cuenta más allá del control glucémico. "No debemos olvidar que la diabetes es una enfermedad que aumenta su prevalencia con la edad del paciente y que tiene una estrecha relación con la obesidad. Ambas circunstancias hacen que el enfermo diabético, habitualmente, sea un paciente con varias comorbilidades, polimedicado y con un elevado riesgo cardiovascular asociado. Por lo tanto, solamente un correcto tratamiento que aborde tanto el peso como las comorbilidades, fundamentalmente cardiovasculares, y que sea seguro permitirá un mejor pronóstico en términos de reducción de complicaciones cardiovasculares y mortalidad precoz", señala el Dr. Cinza.


El Dr. Daniel Rey, Presidente de SEMERGEN Galicia destaca el papel que juega el médico de familia en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las complicaciones vinculadas a la DM2. "Somos los profesionales más accesibles para el paciente, con el que más contacto tienen y, además, tenemos una visión conjunta de los problemas médicos y sociales de los enfermos. Todo ello nos permite actuar de una manera precoz, mediante la optimización de los estilos de vida y el diseño de estrategias de tratamiento individualizadas para cada paciente, con el objetivo de prevenir y tratar correctamente a los pacientes con DM2". "El médico de Atención Primaria debe colaborar estrechamente con cardiólogos y otras especialidades hospitalarias, como endocrinología o nefrología, para evitar eventos cardiovasculares y otras complicaciones", añade el facultativo.


Otro aspecto importante abordado en el curso, es la necesidad de controlar la alimentación de este colectivo de enfermos. "Uno de los pilares básicos del abordaje de la diabetes tipo 2 es mantener una adecuada alimentación, para reducir las complicaciones inherentes y la frecuente asociación con otros factores de riesgo cardiovascular, en los que la nutrición juega un papel fundamental", explica el Dr. José Manuel Fernández, Coordinador Nacional del grupo de trabajo de Nutrición de SEMERGEN. "El verdadero reto del médico de familia es conseguir que las evidencias sobre los beneficios de llevar una dieta cardiosaludable se conviertan en un hábito de salud del paciente, el cual optimice todas las opciones terapéuticas de las que se dispone para tratar la diabetes", afirma el Dr. Fernández. 


Asimismo, es importante llevar a cabo una correcta adherencia terapéutica, en el manejo del paciente con DM2. "El grado de control en las personas con diabetes no ha variado en los últimos años, a pesar de tener a nuestro alcance más de 200 posibilidades de tratamiento. El rendimiento de los fármacos es muy diferente en la vida real, a los resultados que reportan los ensayos clínicos. Las barreras para conseguir los objetivos de control son fundamentalmente la falta de adherencia terapéutica de los pacientes y la no intensificación de los tratamientos o inercia clínica por parte de los profesionales", concluye la Dra. Flora López, Coordinadora Nacional del grupo de trabajo de diabetes de SEMERGEN