Actualidad Médica

1 de Julio de 2020

SEMERGEN denuncia nuevamente la violencia en las consultas

Recientemente varios profesionales sanitarios se han visto amenazados. Los últimos casos, en Zaragoza y Teruel.


A pesar de que se lleva reclamando mucho tiempo, la seguridad en los centros de salud para los profesionales de Atención Primaria sigue siendo inexistente.

 
Tras la gran lucha que han realizado los médicos de familia en la situación de pandemia que vivimos actualmente, parece ser que también tienen que aguantar el plus de sufrir agresiones. 

 

El pasado domingo 28 de junio, en Zaragoza un hombre amenazó a la médica de urgencias del centro de Salud Sagasta con clavarle una navaja si no le daba los resultados de un paciente. A este ataque hay que sumarlo al que recientemente han sufrida una médica y una enfermera en Báguena (Teruel).

 

Las consecuencias de una agresión no solo son el daño momentáneo o inmediato que puede tener como conclusión hasta la muerte del facultativo, sino el miedo continuo ante un entorno hostil.

 

Por todo ello, una vez más, desde SEMERGEN denunciamos estos hechos y recalcamos las siguientes peticiones que realizó la Organización Médica Colegial y a la cual nos adherimos:

 

  • Que se apliquen todas las medidas necesarias para evitar que se produzcan estas situaciones. //STOP agresiones. 
  • Que se refuercen las medidas preventivas y de protección a los profesionales. 
  • Que las agresiones sean consideradas como delito contra la autoridad, tanto si los médicos trabajan en el sistema público como si lo hacen en el privado. 
  • Que las Administraciones sanitarias y las universidades se comprometan en la formación de los sanitarios para estar preparados antes este tipo de situaciones. El curso de la FFOMC Prevención y Abordaje de las Agresiones a Médicos es un ejemplo a seguir. 
  • Que el Registro Nacional de Agresiones a Sanitarios cuente con unos adecuados sistemas de registro y mapa de riesgos para conocer con precisión el alcance del problema. 
  • Que las Administraciones sanitarias sumen a las campañas de violencia de género, campañas para concienciar a la sociedad de "tolerancia cero contra las agresiones a sanitarios" y de que los servicios sanitarios son un bien público que hay que cuidar y utilizar de forma responsable.