La maldita pandemia: una oportunidad para la Atención Primaria de Salud