Actualidad Médica

11 de Julio de 2019

"Ya había tomado una decisión: iba a ser especialista en Medicina de Familia y Comunitaria"

Rubén Blanco Herrera, 25 años, consiguió el pasado mes de abril el decimoprimer puesto en el MIR y, para sorpresa de todos, escogió Medicina Familiar y Comunitaria. "El día que elegí Familia, la gente se sorprendió. Muchos me aplaudieron porque valoraban que alguien, con una nota tan alta, optara por esta especialidad", asegura Rubén Blanco. Con su calificación (95,6713) podría haber elegido cualquier especialidad y cualquier destino, de entre las plazas vacantes, sin embargo "me encantaría que en un futuro no se alaben estas elecciones como la mía y sea algo habitual que los primeros puestos del MIR escojan Familia", continúa diciendo.


Este joven salmantino, licenciado en medicina por la Universidad de Salamanca, desde siempre lo tuvo claro. A lo largo de la carrera tuvo la suerte de rotar por el centro de salud en el que ahora está dando sus primeros pasos profesionales y eso le hizo enamorarse de la especialidad y del centro de salud. "Ya había tomado una decisión: iba a ser especialista en Medicina de Familia y Comunitaria". Desde un primer momento mostró gran interés por optar a una especialidad integral, ya que no quería limitarse a un solo órgano o sistema. Por contra, buscaba algo que abarcara todos los elementos de la medicina clínica: diagnóstico, tratamiento, pronóstico, prevención, entre otros. "Además, el ambiente en los centros de salud es mejor que en los hospitales".

 

Para Rubén Blanco, supone un reto profesional diario. Cada día, observa en la consulta afecciones tan variadas como un dolor ocular, una herida en el pie, una lesión cutánea o una disnea de origen cardiológico. Además, a eso hay que sumarle otros componentes de la especialidad como la planificación familiar, la atención comunitaria, la ecografía, la cirugía menor o las consultas domiciliarias. "¿Qué otro médico tiene retos profesionales tan diferentes cada día?", se pregunta el Dr. Blanco.

 

El número 11 del MIR reclama más publicidad para la Medicina de Familia, pues debe entenderse como un área integral. "Hay estudios que afirman que, un buen médico de AP, puede resolver hasta el 90% de sus consultas de manera eficaz, sin necesidad de especialistas". Sin embargo, esto no es posible ni efectivo si, desde la Administración, no se dotan de unos presupuestos efectivos y dignos. "Recortar en Atención Primaria puede cuadrar las cuentas de un año, pero ese ahorro se va a acabar volviendo en tu contra. Por el contrario, invertir en AP puede hacer que ese dato pueda, incluso, aumentar un poco más". Por otro lado, es necesario llevar a cabo una adecuada reposición de las plazas, para evitar el colapso del sistema. Esto es, aún, más notorio en la medicina rural, donde el Dr. Blanco se pregunta si es ético dejar a un pueblo, por muy pocos habitantes que tenga, sin un médico cerca sólo por criterios económicos. Ante esta pregunta, considera que los políticos no entienden que hay ciertos gastos que son necesarios.

 

Semergen defiende todos estos valores y para el Dr. Rubén Blanco "es muy importante formar parte de una sociedad que fomente la formación de los residentes y la supervivencia de la Atención Primaria. Es fundamental que los médicos de familia nos hagamos valer y participemos del desarrollo científico". Asimismo, está expectante por participar en el 41º Congreso Nacional de SEMERGEN, al que acudirá como residente y confía en disfrutar de la experiencia y aprender de grandes profesionales.