Histórico Noticias

15 de Enero de 2018

Iberican: un paso más para obtener la foto del riesgo cardiovascular en AP

El próximo mes de febrero finaliza la fase de reclutamiento de pacientes del estudio IBERICAN (Identificación de la población española de riesgo cardiovascular y renal), puesto en marcha por SEMERGEN hace ya tres años. Falta un último impulso para alcanzar el objetivo de incluir a 7.000 pacientes en las consultas de Atención Primaria, dispuestos a que sus médicos puedan evaluar sus hábitos de vida, factores de riesgo cardiovascular y renal y, a medio plazo, la relación entre estos y el desarrollo de eventos de este tipo.
 
Hasta la fecha, tal y como explica Miguel Ángel Prieto, coordinador nacional de este estudio asistencial, ya se han incluido 6.400 pacientes y son más de 500 los médicos que participan en la investigación, cuya duración inicial prevista era de cinco años.
 
A día de hoy, el estudio IBERICAN constata, en palabras del coordinador, que “el 50% de la población adulta que tenemos tiene una dislipemia, hay un 47% de hipertensos, tenemos un 35% de obesidad, también de sedentarismo. Hay un 18% de tabaquismo, y tenemos un 19% de pacientes diabéticos”, puntualiza. De todos estos, el dato más llamativo es el último, ya que las cifras de los estudios poblacionales en España rondan el 14%, aunque es lógica, puntualiza, puesto que los diabéticos son habituales en las consultas.
 
Asimismo, han podido constatar que el factor de riesgo peor controlado es la dislipemia, con apenas un 30% de pacientes controlados. En diabéticos existe un buen control en el 70%, y en hipertensos en el 60% de los pacientes analizados, puntualiza.
 
Además, los investigadores medirán los cambios intermedios entre estos factores y la enfermedad cardiovascular, como las lesiones de órganos subclínicas. A través del Aula Cardiovascular de la Sociedad se ofrece formación sobre herramientas como la ecografía de la carótida o la determinación del índice tobillo/brazo a nivel de miembros inferiores, o de la hipertrofia de ventrículo izquierdo por electrocardiograma, que les permiten identificar a los pacientes de alto riesgo cardiovascular, concluye.

 FUENTE: Esther Martín, Gaceta Médica