Autonomías - Cataluña

Alimentación saludable y cuidados paliativos, protagonistas en el encuentro más importante de SEMERGEN en Cataluña

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) finaliza su 3er Congreso SEMERGEN Cataluña, celebrado el 8 y 9 de junio en el Colegio Mayor Sant Jordi de Barcelona, con la asistencia de 220 participantes y un excelente contenido científico. “Hemos contado con grandes médicos de Familia, tanto ponentes como asistentes, y concluimos el Congreso con más conocimientos y competencias profesionales para aplicar a nuestra consulta. Eso sí,también con más humor y amor”, han indicado las presidentas de los Comités Científico y Organizador, Dra. Joima Panisello y Dra. Tamara Jurjo, en referencia al lema del Congreso, “Amor, Humor y Medicina”.
 
Un foro que ha sido fiel reflejo de los valores y líneas de actuación de SEMERGEN Cataluña, basados en la formación y desarrollo científico de todos los médicos de Familia. “También proporcionamos un espacio de encuentro abierto a la expresión de sentimientos, inquietudes y preocupaciones de los médicos de Familia. Rivalizamos y empatizamos con el desánimo y, sobre todo, potenciamos la ilusión” ha indicado el Dr. Pere Beato, presidente de SEMERGEN Cataluña. 
 
Tal y como expresaba el lema del Congreso, se ha subrayado la importancia de los sentimientos, pero también otras áreas de interés como la nutrición. Por ello, se han destacado dos actividades científicas concretas: “Casa, el mejor lugar para morir. Todo lo que nos hace falta saber y saber hacer al final de la vida y con las curas paliativas”, y la mesa sobre nutrición “Doctor, quiero ser vegano”.
 
El acompañamiento en los cuidados paliativos
La Dra. Marta Vidal Roig, médico de Familia de SEMERGEN, ha sido la encargada de realizar esta ponencia destinada a la formación en cuidados paliativos. “Los médicos de Atención Primaria tienen un papel clave en los cuidados paliativos, ya que son los que mejor conocen al paciente y a su familia, y quienes también saben valorar el entorno del paciente, la comodidad del domicilio y la capacidad cuidadora de la familia”, ha indicado la Dra. Marta Vidal Roig. Sin embargo, actualmente uno de los problemas más importantes es la sobrecarga de trabajo de los equipos, con poca disponibilidad de tiempo para la atención domiciliaria que los pacientes en cuidados paliativos requieren.
 
Asimismo, en el contexto de las enfermedades crónicas, existe la dificultad de encontrar el equilibrio entre el nihilismo terapéutico (no hacer) y el encarnizamiento (hacer demasiado). “Tenemos una sanidad de calidad, con muchos recursos para atender a nuestros pacientes, pero cada vez más atendemos a pacientes de edad avanzada con enfermedades crónicas muy invalidantes, que los convierten en dependientes, dentro de una sociedad con poca capacidad para cuidar en los domicilios; esto conlleva a un elevado índice de institucionalización”, ha apuntado.
 
Por ello, el acompañamiento durante el proceso de morir requiere de una actitud por parte del profesional de escucha activa y de explorar cuáles son las necesidades del paciente, tanto físicas como espirituales. “Hoy en día disponemos de fármacos para aliviar los síntomas físicos, a pesar que a menudo no hace falta medicalizar la muerte. El paciente puede morir consciente o inconsciente si así lo desea. Pero aparte de lo físico, hay muchos aspectos a tener en cuenta, como encontrar un sentido a la vida que acaba y poder despedirse, por ejemplo”, ha indicado la Dra. Vidal Roig.
 
Para hacer un adecuado acompañamiento se requiere formación sobre los aspectos de sufrimiento y muerte, algo que ni durante la carrera de Medicina ni durante la especialización se abordan. “A los médicos nos han formado para resolver problemas. En cuidados paliativos no podemos resolver ni quitar el sufrimiento de las personas, pero podemos acompañar para dar herramientas con el fin de que su experiencia sea un poco mejor. Los profesionales debemos acercarnos a los pacientes con coraje, respeto y, sobre todo, con atención para escuchar lo que quieren compartir y expresar”, concluye la Dra. Vidal Roig.
 
Mayor formación sobre nutrición y alimentación vegetariana y vegana
El paciente vegetariano y vegano es una realidad creciente en las consultas de Atención Primaria, pero la formación que los médicos reciben durante la carrera sobre nutrición en general y alimentación vegetariana específicamente es muy escasa. “Es necesario y exigible que, como profesionales de la salud, tengamos conocimientos de nutrición y seamos capaces de acompañar a nuestros pacientes en el proceso de adopción de hábitos de vida saludables, ya sea tanto en forma de alimentación vegetariana como omnívora o incluso prescribiendo ejercicio físico”, han explicado las Dra. Montserrat Royo y la Dra. Patricia Comas durante su ponencia “Doctor, quiere ser vegano”.
 
El objetivo de esta ponencia ha sido dotar al personal sanitario de mayor conocimiento sobre el paciente vegetariano y vegano que, de no ser asesorado correctamente, podría comportar graves alteraciones en su salud. Así, se debe hacer especial énfasis en la necesidad de una buena planificación dietética que garantice una alimentación equilibrada ya que este tipo de dieta mal aplicada puede conllevar varios déficits nutricionales, el más grave, el déficit de Vitamina B12.
 
Por ello, la única suplementación que la dieta vegetariana requiere, aunque se consuman lácteos y huevos, es la cianocobalamina o vitamina B12, una vitamina hidrosoluble de origen bacteriano indispensable en todas las personas vegetarianas y veganas. En cuanto a otros probables déficits nutricionales como el Omega 3, el hierro, las proteínas, el calcio o la vitamina D, entre otros, una alimentación vegetariana variada, con gran porcentaje de verduras, frutas, legumbres y derivados, semillas molidas, frutos secos, cereales integrales y grasas de calidad, que alterne vegetales cocidos con crudos, con abundantes hojas verdes (espinacas, kale, col, …) y crucíferas (coliflor, brócoli), que procure una porción de alimento proteico de calidad en todas las ingestas principales y que asegurehábitos de vida saludables (beber agua, ejercicio físico y tomar el sol 10-15 min al día) garantiza una nutrición adecuada.
 
Afortunadamente, en la actualidad, se sabe que la alimentación saludable es un pilar fundamental para garantizar la salud en las personas y disminuir la incidencia de enfermedades crónicas como la diabetes, la dislipemia o la hipertensión arterial, y cada vez hay más estudios que lo confirman”, han concluido las doctoras.
NOTA DE PRENSA